blend icon

Passivhaus

Passivhaus es el estándar más estricto de eficiencia energética para la construcción de edificios. La demanda de energía que necesitan este tipo de edificios es tan baja que se podrían calentar o refrigerar con lo que consume una bombilla.

Estos edificios combinan una calidad del aire interior muy alta, un elevado confort interior tanto en invierno como en verano con un consumo de energía muy bajo.

Los principios básicos para limitar la demanda de energía se basan en:

 

Diseño eficiente

Elaboración de una propuesta teniendo en cuenta: Estudio de la situación, geografía, clima, orientación, soleamiento, vientos dominantes, vistas, refrigeración nocturna, inercia térmica…

 

Carpinterías y vidrios de altas prestaciones

El tipo de marco de ventana es elegido en función del clima y el tipo de vidrio según su orientación teniendo en cuenta la cantidad de radiación solar directa que recibe buscando el máximo aporte de ganancias solares en invierno y el mínimo en verano. re

 

Hermeticidad al aire

Estamos acostumbrados a convivir con infiltraciones de aire no deseadas en los edificios. Experimentamos en nuestras casas, en nuestras oficinas cómo el aire entra por debajo de la puerta de entrada, o por la unión entre ventanas y fachada, o incluso entre las propias ventanas. En nuestros edificios se ejecuta exhaustivamente una continuidad en la hermeticidad al aire del edificio para que esto no pueda pasar. Durante la obra se tratan todas las juntas entre materiales con cintas sellantes y elementos constructivos que garantizan esta estanqueidad. Al final realizamos un test de presión denominado Blower door, que consiste en extraer aire del interior de la edificación por medio de una puerta con un ventilador instalado en uno de los huecos como pueden ser ventanas o puertas. Al tener la edificación en subpresión, a 50 Pascales, se determina la cantidad de aire por infiltración que entra en la edificación. El estándar Passivhaus lo limita en 0.6 renovaciones hora. Estas infiltraciones en un edificio convencional y previo al Código Técnico de la Edificación alcanzan fácilmente las 10 renovaciones hora

Alto aislamiento térmico

Estudio del tipo y espesor de aislamiento térmico idóneo según el clima para minimizar las pérdidas o ganancias de calor por transmisión, es decir, evitar que el calor se escape en invierno y que no entre en verano.

 

Alto aislamiento térmico

Un puente térmico es un debilitamiento en la envolvente térmica del edificio y son habituales en cualquier construcción convencional, en las juntas, esquinas, etc. Estos debilitamientos son los responsables de gran parte de las pérdidas energéticas de nuestros edificios.

 

Ventilación mecánica con recuperador de calor

Una vez que tenemos el edificio perfectamente aislado y estanco al aire necesitamos ventilarlo. Por normativa, todos los edificios deben disponer de una ventilación que garantice la higiene y salubridad de la atmosfera del edificio con la renovación del aire. En nuestro caso se ha optado por una ventilación mecánica de doble flujo con recuperador de calor. Esto quiere decir que el calor que transporta el aire interior en su paso por el intercambiador de calor se transfiere al aire fresco que se recoge del exterior, previamente filtrado y en perfectas condiciones higiénicas recuperando hasta un 85% de su energía interna. De este modo el aire que entra en el edificio lo hace atemperado.

Para alcanzar este objetivo la puesta en obra es fundamental. Por eso nuestros equipos de obra (jefes de obra, encargados, oficiales y peones especializados) han sido estrictamente formados y hoy forman parte de la escasa mano de obra especializada y cualificada para la consecución de construcciones eficientes. Cada gremio es consciente de la repercusión que tiene cada actuación en este tipo de obras ya que los errores son kilowatios que nos alejan del objetivo.